Este documento es el acta por la cual el notario acredita que las personas que acuden con el reconocen las firmas que se emitieron en algún documento y que hacen constar que ellos particularmente las dibujaron en él.

Para realizar este trámite se tiene que llevar el documento original ante el notario sin necesidad de citar a algún testigo a excepción de algunas ocasiones. Puedes ratificar cualquier documento al que desees darle autenticidad y colocarle una fecha específica. Esto requiere, entre otras cosas, el pago de impuesto.

Es conveniente ratificar la venta de coches, contratos de arrendamiento, renuncias de trabajadores, contratos de fianza o cualquier otro contrato o convenio que sea importante.

En caso de extraviar el documento ratificado, es necesario acudir a la notaría donde fue emitido y solicitar las copias que necesites con la misma validez legal y jurídica.

En el caso de ser personas físicas casados, divorciados o viudos, deberán presentar el acta que corresponda, en original o copia certificada ante notario, tratándose de personas sujetas al régimen de sociedad conyugal, deberán presentarse ambos cónyuges a firmar.

[[cms:companyname]] - Ratificación de firmas